RSS

Archivo de la etiqueta: metro

Entre montañas

Sentado en el vagón me aburrí de la vida, y en mi hastío cerré los ojos. Elevé el mentón desganado y relajé el cuerpo, desafiando al azar, a la perra de la fortuna.

La luz fluorescente atravesó impúdica mis párpados y llenó mi cabeza de los recuerdos que hacen el hombre que soy. Aquellos recuerdos de verano entre las montañas, donde todo era verde de hierba y gris de piedra, y lo eterno flotaba entre risas infantiles. El calor de la lámpara era el sol en la cima de la montaña, y el regazo de mi tía, y la sopa de pollo.

Allí, en el vagón, creció mi tierra

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 31 diciembre, 2011 en Metrocuentos, Microcuentos

 

Etiquetas: , , ,

Polvo y paja

Son grises y hermosas a su manera. Corretean por el suelo de los vagones con esa alegría que nace de la simpleza. Recogen un poquito de polvo, algún hilo quizá, lo justo para crecer apenas la mitad de un milímetro, la mitad de la mitad mejor.

Arañitas de polvo y paja, que juegan con tus zapatos, riendo quedas cada vez que te esquivan

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 diciembre, 2011 en Metrocuentos, Microcuentos

 

Etiquetas: , ,

Toda una dama

El vagón a reventar y todos sentaditos, muy bien.. Y yo de pié, hay que fastidiarse. Qué falta de educación, que ven a una señora y no hay quien se levante. Ay, me duelen los pies tanto. Son todos unos cabrones, mira a ése, me ha visto y ahora mira al suelo. Desvergonzado, seguro que estás drogado o vas a comprarla, con el dinero de tus padres, seguro, que han pasado la vida sacrificándose para criar esto. Una mierda es lo que sois, no como mi David.

Estoy tan cansada

 
Deja un comentario

Publicado por en 8 diciembre, 2011 en Metrocuentos, Microcuentos

 

Etiquetas: , ,

Así, de mala leche

Que sí, tio, que era un ángel. De esos de las alas. Joder, vaya alas, cruzaban el vagón de punta a punta, to blancas, muy chulas. Pero la peña no se enteraba, ¿sabes?. Pasaba a través de ellas como si fuesen niebla o algo así. Y ostia, que cara de puteo tenía. Estaba mosqueado de verdad, el pavo.

¿Qué? Moreno, era moreno, ¿por qué iba  ser rubio? ¿Me estás vacilando o qué? Iba con traje, arrugado, con manchas y todo. Muy delgadito y eso, pero estaba doblando la barra esa donde te sujetas sin darse cuenta ni nada. Que no, joder, que no iba puesto, un poco sólo. Pero controlaba, ¿sabes? Y te digo que era un puto ángel. Y casi me cago encima al ver la cara que tenía. Me bajé echando leches

 
Deja un comentario

Publicado por en 6 diciembre, 2011 en Metrocuentos, Microcuentos

 

Etiquetas: , ,

Boddhitsattva

En la línea de metro éramos pocos, asientos para todos. Enfrente de mí un abuelo tenía la mirada perdida, pero no vacía. Una sonrisa tenue le pintaba el rostro de amistad.

Al cabo, se iluminó. Sí, sé como suena, pero es exactamente lo que ocurrió. Su cara, sus manos, su espacio, se llenó de una luz propia. No luz, luz, más bien una sensación de luz. Él abrió los ojos del todo y nos miró, sereno. Ahora yo también sonreía, todos lo hacíamos. Como niños en Navidad

 
Deja un comentario

Publicado por en 3 diciembre, 2011 en Metrocuentos, Microcuentos

 

Etiquetas: , ,