RSS

Niebla

14 Dic

La niebla, de puro entusiasmo, penetró hasta lo más hondo del metro, como una enorme eyaculación feérica. Desde mi asiento, muy cómodo por cierto, no divisaba más de dos, tres metros. Al fondo se escuchaban los chilliditos de alegría de los carteristas y pervertidos.

Al frente una mujer. Su contorno difuminado me permitía ensoñarme sobre el cómo querría que fuese. Una dama elegante, decidí, perdida en las profundidades por algún extraño azar. Fuera de su elemento, pero conservando intacto su saber estar.

Tras dos paradas se bajó del tren y aproveché para sustraer un trazo de su perfume. Musitaba para sí: “Un caballero, quizá de camino a una fiesta o a una exposición…”

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 14 diciembre, 2011 en Metrocuentos, Microcuentos

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: