RSS

Así, de mala leche

06 Dic

Que sí, tio, que era un ángel. De esos de las alas. Joder, vaya alas, cruzaban el vagón de punta a punta, to blancas, muy chulas. Pero la peña no se enteraba, ¿sabes?. Pasaba a través de ellas como si fuesen niebla o algo así. Y ostia, que cara de puteo tenía. Estaba mosqueado de verdad, el pavo.

¿Qué? Moreno, era moreno, ¿por qué iba  ser rubio? ¿Me estás vacilando o qué? Iba con traje, arrugado, con manchas y todo. Muy delgadito y eso, pero estaba doblando la barra esa donde te sujetas sin darse cuenta ni nada. Que no, joder, que no iba puesto, un poco sólo. Pero controlaba, ¿sabes? Y te digo que era un puto ángel. Y casi me cago encima al ver la cara que tenía. Me bajé echando leches

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 6 diciembre, 2011 en Metrocuentos, Microcuentos

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: